PROSPERIDAD
PROSPERIDAD

Su forma nos recuerda un recipiente que es llenado constantemente y bendecido por la abundancia y que a su vez cuenta con tres apoyos para que aquello que recibamos sea repartido con sabiduría y que no nos haga perder la estabilidad. Los amuletos rúnicos siempre muestran equilibrio y recuerdan el flujo constante de dar y recibir a nosotros mismos y a la colectividad. Gerenra abundancia, no solo en la riqueza material, sino en el amor, el conocimiento y el placer. Este amuleto borra programaciones que impiden ser uno con la abundancia. Elimina la culpa por sentirse próspero. Y reintegra el concepto de que un don requiere otro don, y que siempre debe resarcirse por lo que se recibe.