Es protector de toda la energía negativa o psíquica proyectada sobre nosotros o la que nosotros podemos provocar con nuestro pensamiento, emociones o acciones negativas. Promueve la abundancia en las cosas materiales. Activa el chakra del tercer ojo despertando la intuición, la luz y conectándote con los planos superiores traduciendo a nuestra razón y entendimiento en el plano físico